coche cabildo Catedral de Tui

La guardesa de Santa Comba de Bande

Al igual que miles de personas más, existe una señora en la localidad de Santa Comba, concello de Bande, que trabaja completamente gratis a diario para que un prelado, obispo o parrocucho privilegiado pueda correr por Galicia con el deportivo de la foto. Éste es el delirante e indigno testimonio del abuso de poder, el engaño y el latrocinio que los prebostes del catolicismo español siguen ejerciendo todavía. Menos mal que hoy podemos escribir sobre ello sin arder.

Hacia 675, en los albores del siglo VII, Alfonso III ordenó erigir una pequeña construcción que se conserva magníficamente hoy en día, para alegría y disfrute DE TODOS. La pequeña iglesia visigoda de Santa Comba de Bande posee unos muros de granito que otorgan una inmensa estabilidad, no solamente a su arquitectura, sino también a quien en ella se adentra. Una vez sobrepasado el pequeño atrio (fechado en el XIX y de peor factura), nos adentramos en un interior estrecho y soberbio, donde los enormes sillares de granito redondeados por los siglos dejan sitio a unos huecos iluminados por allí, unos altares romanos por allá. Nada que ensucie o distraiga del contundente espacio cruciforme casi perfecto.

Si esta experiencia (recomendable desde todos los aspectos) es posible es gracias a Mª Isabel, una señora de la población de Santa Comba que se encarga de abrir las puertas al viajero que desee visitar la ermita, pese a no cobrar un duro por ello. La Iglesia -dueña de hecho de esta joya visigoda, como de tantas otras maravillas del Patrimonio Español- no destina un euro para que todos podamos ir allí a ver esos muros, a sentir esas piedras. Ni siquiera se molesta en cobrar una pequeña entrada para ir sufragando las horas empleadas por esta señora, la limpieza de la misma o el mantenimiento del jardín circundante que, pese a todo, está precioso e impecable.

Algunos números:

  • Desvío del IRPF hacia la Iglesia: 256.200.000 € (datos de 2008)
  • Coste al contribuyente de la JMJ de 2012: de 20 a 25.000.000 €
  • IBI exento de los más de 100.000 inmuebles religiosos: de 5 a 6.000.000 €
  • Cheque libre de impuestos para conseguir los favores del Papa: 100.000 €
  • Precio de un Mercedes CLK 270 cupé: entre 55 y 65.000 €
  • Sueldo de la guardesa y mantenimiento anual de Santa Comba: NADA

A menos de 100 Km. de Santa Comba, en lo alto de Tui una señal de tráfico prohibe aparcar junto a la Catedral de Santa María, no por respeto al conjunto histórico, no por la estrechez de sus callejuelas, ni siquiera para que el paso de vehículos no moleste a terrazas y cafés. La prohibición para unos son el privilegio de otros. No es una salida de camiones de bomberos o la limitación de velocidad frente a un colegio. Es un ayuntamiento privilegiando y favoreciendo a aquellos que más tienen. La Iglesia en España tiene en propiedad algo más de 100.000 inmuebles, de los cuales solamente 55.000 son de uso religioso. El resto son aparcamientos, viviendas arrendadas, fincas rústicas, colegios concertados, locales comerciales, etc. Es decir: negocios.

Los millones de euros que un estado laico como “dicen” que es éste no cobra a la Iglesia en forma de Impuesto de Bienes Inmuebles se invertirán en especulación de propiedades, vivienda o productos de banca. Todo ese dinero invertido produce monstruosos beneficios, bastante bien ilustrados por un Mercedes de gama alta adquirido en 2003. Muy parecido posiblemente al de quien se convirtió en constructor cuando tocaba y se hizo millonario con levantar en el campo una o dos urbanizaciones. Unos y otros son más de lo mismo: sanguijuelas que no satisfechas con sangrar al país, luego nos pasan una considerable minuta por sus servicios.

Estos mismos curas que mueven millones de aquí para allá tienen sin ninguna impunidad esa maravilla que es Santa Comba de Bande completamente abandonada. La señora Mª Isabel supo fecharnos los frescos del ábside, nos habló de la última restauración importante (la de 1930 de Alejandro Ferrán), de las diferentes partes de la edificación, del origen de cada uno de los litos de época romana y de cómo y cuándo se había repuesto la teja que hoy se puede ver. Puede que la dijeran: “Para pagarle un sueldo a usted, ponemos de guarda a uno de nuestros amiguetes”, aunque no sepa más de arte que de mecánica de motores alemanes. Uno de esos amiguetes como el de la misma Catedral de Tui, que no quería dejarnos hacer fotos para vendernos a continuación un cd con 40 imágenes hechas a saber por quién. ¿Acaso sería el dueño del Mercedes?. Pasan los siglos pero los curas siguen pidiendo limosnas en cepillos de oro.

Hemos visitado innumerables ermitas, santuarios, iglesias y otros lugares de poder pagano. Nos gusta. Nos chifla. Hemos escuchado al conserje de San Millán de la Cogolla contarnos cosas mil veces más interesantes que la guía de Patrimonio. Hemos conocido a la guardesa de Santa Cristina de Lena, cuyo padre fue también el encargado y su abuelo reconstruyó una de las capillas laterales levantando piedras con Menéndez Pidal. Ambos tienen sus sueldos, su horario y su dignidad. Lo de Mª Isabel no llega ni a eso, y sin embargo sigue ahí día a día contestando al móvil y acudiendo a abrir cuando alguien se encuentra la ermita cerrada.

A quienes lean este texto, les animamos que vayan a ver Santa Comba de Bande, que llamen a esta abnegada señora con algo de antelación, ya que puede estar en el mercado, con sus nietos o en el médico. Y que si en este lugar se sienten bien, que sepan que no es gracias ni a la Xunta, ni al Obispado ni a los vecinos, sino solamente a ella. Gracias Mª Isabel.

Gracias.

2 Comments

  1. José Enrique

    Estimado,

    He leído con sorpresa su contradictorio artículo sobre la iglesia de Santa Comba de Bande, ilustrado no con una foto de la misma, sino con un vehículo, supuestamente perteneciente a algún prelado. Sin embargo, no se especifica a quien. Yo aparco, como voluntario de Cáritas, mi vehículo en un reservado de mi parroquia, y evidentemente mi coche no es el del párroco…

    Desde un punto de vista estrictamente histórico Alfonso III no ordenó construir la Iglesia, sino que simplemente la restauró. Y por supuesto no en el año 675, cuando todavía le faltaban más de 100 años para nacer. Complicado verdad? Siguiendo con la historia, es anacrónico afirmar que la Iglesia fue construida “para el disfrute de todos”. Expresiones e intenciones tan del gusto de los tiempos que vivimos eran sencillamente impensables en aquellos tiempos alto medievales, en las que estas construcciones se hacían en cumplimiento de una promesa, en búsqueda de la salvación o, sencillamente, “a la mayor gloria de Dios”.

    Des un punto de vista estrictamente jurídico, España no es un Estado laico (como seguramente a usted le gustaría) sino aconfesional, que no es lo mismo. Le remito al artículo 16 de la Constitución (donde expresamente se cita a la Iglesia Católica) y al diccionario de la RAE para encontrar la diferencia.

    No entro a valorar os datos económicos tan preciso que ofrece, por desconocimiento, pero teniendo en cuenta lo anterior…

    Desde un punto de vista social, resulta lamentable obviar de manera tan descarada el destino de los fondos que gestiona la Iglesia y la inmensa labor caritativa que ejerce a través de Cáritas y de las comunidades religiosas que atienden a los más necesitados.

    Y desde una actitud de simple coherencia, debería dejar de lado tantos prejuicios como se deducen de su artículo para valorar con mayor equidad a la institución que ha construido y hecho posibles construcciones como las que usted dice admirar,

    Atentamente

  2. Xoán

    En primer lugar habría que saber de quien es ese coche. Resulta sorprendente que un obispo tenga un deportivo de dos puertas rojo fuego, por regla general los coches de los eclesiásticos son negros o grises, algunas veces blancos. Dentro de la Iglesia el color rojo se identifica con el diablo, dificilmente un alto cargo compraría un coche de ese color. Podría ser de alguien que está de visita, un cliente del bar de al lado, un vecino que ha aparcado mal o de un político del ayuntamiento que está justo al otro lado de la calle, a 4 metros de ese Mercedes. Probablemente sea de un cliente del Hotel Cabalo Furado, que es donde está aparcado, justo delante de su fachada. Resulta raro que pongan un espacio de aparcamiento reservado para la Catedral justo donde no se puede aparcar porque hay dos grandes escalones de piedra, imposible poner un coche justo delante de ese Mercedes y después de una señal que hace un año no existía.

    Veo que entre sus proyectos profesionales hay un buen porcentaje de rehabilitaciones de monasterios y colegiatas. Rehabilitar todo un monasterio no es reformar una cocina, que con 3.000€ se soluciona. Rehabilitar un monasterio supone varios millones de euros. Por tanto deduzco que Ud. se lleva un buen pellizco de todo ese dinero que dice que maneja la Iglesia, de la Iglesia o del gobierno de turno. Sea como sea, esos varios millones de euros que Ud. ingresa le llegan gracias a edificios construidos y gestionados por la Iglesia.

    Sólo los lugares de culto están exentos de IBI en este país, no los pisos, aparcamientos y demás. Esa exención se extiende a todas la religiones reconocidas oficialmente en este Estado aconfesional, islamismo, judaismo, incluso paganismo (más conocido como Wica o brujería) reciben el mismo beneficio.

    Agradezco la labor desinteresada de esa señora pero me resulta poco creíble que haya pagado la cubierta nueva de la iglesia, podría ser, quiza tenga mucho dinero, quien sabe.

    Un saludo.

Leave a Comment